BICARBONATO DE SODIO: 1.001 UTILIDADES.

Sencillo, útil y barato, el Bicarbonato sódico es un producto casi mágico.

Tanto si quieres quitar malos olores, limpiar la cocina o el baño, cuidar tu higiene corporal o luchar contra las plagas o insectos, el Bicarbonato de sodio es tu mejor aliado…

Uno de los textos consultados para este artículo es el libro: “Las increíbles propiedades del bicarbonato de sodio”, entretenido e instructivo, podemos descubrir las increíbles virtudes del bicarbonato de sodio, un incomparable aliado para llevar a cabo la mayor parte de las tareas del hogar, para remediar las ligeras molestias físicas y curar pequeñas heridas.

Si aún no habéis descubierto el bicarbonato de sodio, probadlo sin perder más tiempo. Os sorprenderá descubrir los grandes servicios que os puede prestar ese polvito blanco. Esta obra pretende dar a conocer en profundidad el bicarbonato de sodio para conseguir un uso óptimo y eficaz.

 

Usos del Bicarbonato de sodio.

Higiene personal:

1. Pasta de dientes casera. Muchas pastas de dientes comerciales tienen el bicarbonato entre sus componentes. Excelente blanqueador, también te ayudará a mantener el aliento fresco. Reduce el sarro y ayuda a luchar contra la caries. Utilizar con pasta normal una vez cada tres días.

7. Limpieza de aparatos orales. Remoja aparatos orales, como retenedores y  prótesis dentales, en una solución de 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio disuelto en un vaso o recipiente pequeño de agua tibia. El bicarbonato de sodio afloja las partículas de alimentos y neutraliza los olores  para mantener frescos los aparatos. poco de agua hirviendo.

3. Limpiador de plata. Mezclado con agua caliente.

4. Limpieza del WC: dejar actuar toda la noche bicarbonato con vinagre, la espuma que hace arrastra toda la suciedad. Por la mañana frotar y aclarar.

5. Suavizante de la ropa: 1/4 de taza por lavado.

7. Lavar platos y ollas y sarténes. Añadir 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (junto con tu detergente para lavar platos), así ayudaras a reducir la grasa y los alimentos en la vajilla, ollas y sarténes. Para  ollas con  alimentos pegados, déjalas en remojo con bicarbonato de soda, detergente y agua primero, luego usa bicarbonato_de sodio en seco sobre una esponja o un trapo limpio y húmedo en forma de polvo para evitar rayones.

8. Limpieza de muebles. Puedes limpiar y eliminar marcas de las paredes y muebles pintados mediante la aplicación de bicarbonato de sodio a una esponja húmeda y frotando ligeramente. Limpie  después con un paño limpio y seco.

9. Limpieza de pañales de tela. Disolver media taza de bicarbonato de soda en 2 litros de agua y remojar los pañales.

10. Limpieza de complementos deportivos. Usa una solución de bicarbonato de sodio (cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio en un litro de agua tibia) para limpiar y desodorizar equipamiento deportivo maloliente.

11. Quitar el aceite y manchas de grasa. Usa bicarbonato de sodio para limpiar el aceite y la grasa derramada sobre el suelo. Espolvoréalo y frota con un cepillo mojado.

12. Panacea de Camping. El bicarbonato de sodio es algo que  debes llevar para tu viaje de camping. Es un lavavajillas, limpiador de manos, desodorante, pasta dental,  extintor de incendios y más.

13. Limpiar tu colchón. El bicarbonato de sodio ayuda a eliminar la humedad y la suciedad profunda. Desodoriza y deja el colchón con olor fresco y limpio.

 

Olores.

1. Malos olores del frigorífico. Deja un bote abierto con bicarbonato dentro.

2. Elimina el sabor y olor en los tarros usados en los que haya habido alguna sustancia mucho tiempo.

3. Elimina olores en alfombras. rocía con un poco de bicarbonato por encima de la alfombra, déjalo reposar una media hora y luego sacude.

4. Elimina olores en zapatos. Hecha una pequeña cantidad todas las noches y reducirá el olor.

5. Eliminar mal olor de paños de cocina o toallas: dejar en remojo durante toda la noche con 2 tazas de agua caliente y 2 cucharadas de bicarbonato.

6. Desodorizar el lavavajillas: rociar media taza de bicarbonato en la parte inferior del lavavajillas antes de ejecutar un ciclo.

7. Desodorizar botes de basura. Espolvoree bicarbonato de sodio en el fondo de su bote de basura para mantenerlo libre de malos olores.

8. Desodorizar contenedores para reciclaje. Espolvorea bicarbonato_de sodio en la parte superior del contenedor.

9. Refrescar el armario. Coloca una caja de bicarbonato en el estante del armario para mantener un olor fresco.

10. Desodorizante para vehículos. Los olores se fijan en la tapicería y alfombras de automóviles. Elimina estos olores espolvoreando bicarbonato de sodio directamente en los asientos de tela y alfombras. Espera 15 minutos (o más para los olores fuertes) y aspira el bicarbonato de soda.

11. Desodorizar la caja del gato. Cubrir el fondo de la caja con bicarbonato de sodio y luego rellenar con arena como de costumbre.

12. Desodorizar ropa de cama de los animales domésticos. Elimina olores de las camas de tus mascotas espolvoreando con bicarbonato de sodio, espera 15 minutos y pasa la aspiradora.

 

Control de plagas.

1. Para acabar con las pulgas, mezclar con sal y esparcir por todas las alfombras, correr en ellas hasta que esta mezcla no sea visible, tras 24 horas aspirar. Repetir 3 veces.

2. Poner una línea de bicarbonato en las puertas para evitar las hormigas.

3. Usar una mezcla a partes iguales de bicarbonato de sodio y azúcar puede ayudarte a acabar con las cucarachas.

4. Plaguicida y fungicida. Bastará con diluir una cucharadita en un litro de agua y aplicarla mediante pulverización a plantas y frutos como preventivo contra hongos y ahuyentador de insectos.

 

Otros usos.

1. Apagar el fuego. El bicarbonato de sodio puede ayudar en el manejo inicial de  incendios eléctricos o por grasa en la cocina, porque cuando el bicarbonato de sodio se calienta, emite dióxido de carbono, lo que ayuda a apagar las llamas.

2. Arena para gatos natural casera. Haremos una arena eco-biodegradable casera con periódicos reciclados, agua y bicarbonato de sodio.

 

Salud.

1. Aliviar las molestias debidas a picaduras de mosquitos y quemaduras solares. Puedes poner bicarbonato en un poquito de agua para hacer una pasta ya sea directamente o ponerla en tela y aplicándola sobre las partes afectadas.

2. Ardor de estómago: tomar una cucharada de bicarbonato disuelta en un vaso de agua tibia.

3. Cistitis. En un vaso de agua, disolver media cucharadita de bicarbonato, beberla justo en la primera molestia de Cistitis.

4. Se utiliza en la diálisis de riñón para reducir los niveles de acidez en la corriente sanguínea de los pacientes.

5. Resfriados, gripe, bronquitis, tos, garganta inflamada, tomar una cucharadita tres veces al día en medio vaso de agua, durante tres días seguidos.

6. Resaca, puedes tomar dos cucharaditas en un vaso con agua,  rehidrata y calma sus efectos.

7. Alivia el cansancio de tus pies. Disuelve 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua tibia y sumerja los pies. Frotar suavemente. Esperar hasta que el agua enfríe y enjuagar.

8. El bicarbonato de Sodio es un alcalinizante natural que puede ayudar a la prevención y tratamiento del Cáncer, otras enfermedades e incluso reducir los efectos negativos de la quimioterapia, de hecho, en Oncología el Bicarbonato se utiliza para disminuir el impacto de la quimioterapia sobre el organismo durante su administración y se ha estado haciendo durante años.

 

Antes de tomar bicarbonato de sodio:

Consulta con el médico si tomas otros medicamentos, especialmente otros antiácidos.

Tomar el bicarbonato de sodio al menos 2 horas antes o después de haber tomado otros medicamentos.

Deben ir con cuidado personas con cirrosis de hígado, hipertensión, si se aplican corticoides o con problemas cardíacos.

Consulta al médico si tienes hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva, o enfermedades del riñón o si has tenido hemorragias en el estómago o en los intestinos.

Consulta al médico si estás embarazada, o tienes intención de quedarte embarazada o si estás amamantando.

 

Características del Bicarbonato de sodio.

Inodoro, el bicarbonato de sodio es una sal alcalina que se disuelve fácilmente en el agua. Actúa como un tampón porque es capaz de regular y estabilizar el pH cuando éste es demasiado ácido.

No contaminante, es natural y no ofrece ningún peligro para el medio ambiente. Una vez usado, es biodegradable.

No tóxico. Con el bicarbonato de sodio no hay ninguna necesidad de utilizar productos químicos, tóxicos o agresivos con la piel.

Inofensivo: puede emplearse en adultos, niños, animales de compañía y plantas.

Eficaz: Se usa desde hace decenios en el mundo entero con plena satisfacción.

Barato: todo el mundo se lo puede permitir.

 

Historia del Bicarbonato de sodio.

La utilización del bicarbonato sodico y del carbonato de sodio no es una cosa actual. El ser humano lo ha empleado desde hace mas tiempo del que recordamos. El bicarbonato y el carbonato de sodio es el producto de las cenizas de determinadas plantas, de ahí su nombre en inglés Soda ash. No olvidemos que la ceniza no es otra cosa que una mezcla de carbonato de sodio y de potasio.

Las primeras pistas de uso del bicarbonato de sodio las encontramos en el antiguo Egipto. La gente empleaba regularmente una mezcla compuesta de carbonato de sodio y bicarbonato de sodio que llamaban patrón. Este mineral se obtenía a partir de la evaporación del agua de un lago salado. Su utilización era múltiple: se empleaba para la higiene personal como jabón, para lavar y teñir tejidos, para producir cristal y, además formaba parte de numerosos ingredientes necesarios para el proceso de momificación.

El carbonato de sodio fue utilizado, con el paso de los siglos, como elemento importante en la industria del papel, el jabón, el textil y la producción de vidrio. A finales del siglo XVIII, un químico francés llamado Nicolas Le Blanc, participó en un concurso para el que elaboró una fórmula que le permitiese transformar la sal en sodio. Gracias a su idea, fue posible producir una gran cantidad de carbonato de sodio, el abuelo del bicarbonato de sodio, necesario para la incipiente industria. Sin embargo, el procedimiento descubierto presentaba numerosos inconvenientes importantes: producía una gran cantidad de residuos tóxicos y exigía temperaturas elevadísimas para su producción.

En 1846, dos pasteleros de Nueva York, John Dwight y Austin Church, descubrieron que el carbonato de sodio asociado con la leche daba lugar a un gas carbónico, con el mismo efecto de la levadura. Así consiguieron refinar el carbonato de sodio hasta dar con el bicarbonato de sodio.

Tras el descubrimiento de Nicolas Le Blanc, en la Bélgica de 1863, el químico Ernest Solvay encontró un procedimiento sencillo, económico y ecológico para producir bicarbonato de sodio a nivel industrial. Este nuevo sistema no exigía altas temperaturas para la transformación de la sal de calcio en bicarbonato. El amoníaco empleado para el proceso de fabricación podía reciclarse. Por lo tanto, su proceso de fabricación no generaba residuos tóxicos.

 

Visto en: http://ecoinventos.com/bicarbonato-de-sodio/

Facebook Comments