LA MILAGROSA HIERBA DE TRIGO.

Un Super-Alimento que contiene más proteínas que la carne y todas las vitaminas y los minerales necesarios para el mantenimiento y el bienestar humano.

Si sufres alguna enfermedad que se resiste o sientes que tu salud y tu vitalidad podrían mejorar, mi consejo es que pruebes el zumo de hierba de trigo y observes por ti mismo los resultados. Hemos olvidado que la mayoría de las enfermedades tienen su origen en una carencia alimenticia o en un envenenamiento del organismo…

HISTORIA.

Se han hallado restos carbonizados de granos de trigo y huellas de granos en barro cocido con 8700 años de antigüedad. Desde los comienzos de la civilización egipcia fue un cultivo importante. Desde Egipto, el cultivo del trigo pasó a las civilizaciones griega y romana.

En la Biblia aparece 40 veces la palabra «trigo», sin embargo el documento de aquella época más espectacular para quienes nos interesamos en la hierba o los brotes de trigo es sin lugar a dudas el cuarto libro del Evangelio de los Esenios, texto arameo hallado en 1923 en la biblioteca del Vaticano por el Dr. Edmond Bordeaux Székely. Estos son algunos pasajes del penúltimo capítulo de dicho evangelio, considerado apócrifo por la Iglesia.

Seguidamente Jesús explica con detalle cómo proceder para cultivar los brotes de trigo.

…Y humedecí un puñado de trigo, para que el Ángel del Agua entrara en él. El Ángel del Aire también lo abrazó, y el Ángel del Sol, y el poder de los tres Ángeles despertó también al Ángel de la Vida en el trigo, y en cada grano nació el retoño y la raíz.

…Luego puse el trigo despertado en el suelo con el Ángel de la Tierra, y el poder de la Madre Terrenal y de sus ángeles entró en el trigo, y cuando el sol hubo descendido cuatro veces los granos se convirtieron en hierba. Ciertamente os digo, no hay milagro mayor que éste.

…Pues en la hierba están todos los ángeles. Aquí está el Ángel del Sol en el brillante color verde de las hojas del trigo.

Ciertamente os digo, cuanto es verde y con vida tiene el poder del Ángel del Sol en su interior, como las hojas tiernas del trigo.

Más explícito imposible:

… Pues en verdad os digo, no es tan sólo en forma de pan como nos alimenta el trigo. Podemos comer también las hojas tiernas de la hierba, para que el vigor de la Madre Terrenal entre en nosotros. Mas masticad bien la hierba, pues el Hijo del Hombre tiene dientes diferentes de las bestias, y solamente cuando masticamos bien las hojas de la hierba puede el Ángel del Agua entrar en nuestra sangre y darnos fortaleza. Comed, entonces, Hijos de la Luz, de ésta, la más perfecta hierba de la mesa de nuestra Madre Terrenal, para que vuestros días sean muchos en la tierra, pues ello encuentra favor a los ojos de Dios.

 

La hierba de trigo en los tiempos modernos.

El pionero de la investigación y el uso de la hierba de trigo en el siglo XX fue un ingeniero químico norteamericano llamado Charles Franklin Schnabel, especializado en fertilización de la tierra y alimentación animal. En el año 1930, tras quedarse sin trabajo a consecuencia de la gran depresión que paralizó totalmente la economía del país, Schnabel pudo dedicar parte de su tiempo a tratar de salvar la vida a un centenar de gallinas enfermas que le entregaron ya moribundas. Añadiendo a su pienso hierba de trigo, Schnabel no sólo logró que recuperaran la salud sino que su producción de huevos llegó a duplicar a la de las gallinas de control, cuya alimentación, en lugar de brotes de trigo, incluía alfalfa. Además, la cáscara de los huevos de las gallinas alimentadas con hierba de trigo era mucho más gruesa y los pollitos nacidos de esos huevos tenían una salud tan robusta que incluso a simple vista se podía apreciar la diferencia en la belleza de su plumaje.

Siguió experimentando con otros animales, entre ellos pavos, ratas, y conejos, obteniendo resultados igual de espectaculares en todos los casos.

Pero la Segunda Guerra Mundial vino a detener todo esto con un uso masivo de fertilizantes químicos y pesticidas.

En ese contexto las ideas de Schanbel en el sentido de que el trigo debía cultivarse “orgánicamente” a fin de que desarrollara todas sus cualidades benéficas pronto quedaron en el olvido.

Otro personaje importante en el primer tercio del siglo XX fue Victor Earl Irons.  Tras sufrir una grave enfermedad en su edad madura Irons se recuperó totalmente tomando el zumo de los brotes de trigo; inició una nueva familia a los 72 años de edad, tuvo su primer hijo a los ochenta  a los ochenta y seis realizó la mudanza de su empresa a otro lugar, lo que supuso el equivalente a 114 camiones de gran tamaño cargados con los materiales y todo el equipo. Murió en 1993, poco antes de cumplir los noventa y nueve años.

Pero tal vez la persona que más ha contribuido al conocimiento y a la difusión de las cualidades benéficas de la hierba de trigo haya sido Ann Wigmore. Nacida en 1908 en Lituania, sus padres emigraron a Estados Unidos siendo ella muy pequeña, viéndose obligados a dejarla durante unos años al cuidado de su abuela, quien tenía un conocimiento muy profundo de las plantas y sus cualidades curativas. Cuando finalmente pudo unirse a sus padres en Norteamérica, un terrible accidente automovilístico le dejó ambas piernas totalmente inservibles. Pronto apareció la gangrena. Los médicos recomendaron la amputación de ambos pies y los padres de Ann estuvieron de acuerdo. Recordando lo que había visto hacer a su abuela y siguiendo una fuerte intuición, Ann comenzó a cultivar trigo en la cocina y a consumir el jugo de los brotes tiernos al tiempo que se lo aplicaba sobre la zona de los pies dañada, además de otras hierbas medicinales. Siete meses después sus pies estaban totalmente curados y unos años más tarde incluso corría en el Maratón de Boston.

En 1958 fundó en Boston el Hippocrates Health Institute (Instituto de Salud Hipócrates) adoptando como lema la idea hipocrática de “que tu medicina sea tu alimento”.

La copiosa lista de testimonios acumulada por Ann Wigmore muestra numerosos casos en que el jugo de la hierba de trigo y de cebada resultó efectiva solucionando problemas de todo tipo. Ann estuvo años haciendo gestiones ante las autoridades y los políticos de Washington para que oficialmente se reconocieran los benéficos efectos que tienen sobre la salud los alimentos “vivos” y muy especialmente el jugo de hierba tierna de trigo. Pero como era de esperar los políticos estuvieron poco receptivos a estas ideas.

Sin embargo sí tuvieron aceptación en otros lugares del mundo como Canadá, La India, Suecia, Finlandia y Australia.

Sus enseñanzas cambiaron la vida de millones de personas.

El consumo de hierba de trigo ha sido ampliamente extendido en Estados Unidos en los últimos sesenta años. En la actualidad numerosos centros de salud usan la hierba de trigo en sus tratamientos. Puedes encontrar clases y seminarios  por todo el mundo, que  muestran los beneficios de consumir hierba de trigo, brotes y otros tipos de comida viva.

El doctor Yoshihide Hagiwara, presidente del Instituto de Salud Hagiwara, es el principal defensor en Japón de la utilización de la hierba de trigo como alimento y medicina. Según el doctor Hagiwara, la clorofila es directamente asimilada por el sistema linfático. En otras palabras, la «sangre» de las plantas se transfor­ma rápidamente en sangre humana, a fin de trans­portar los nutrientes a todas y cada una de las células del cuerpo.

 

PROPIEDADES DE LA HIERBA DE TRIGO.

Según informa el Hippocrates Health Institute, entre los efectos benéficos del jugo de hierba de trigo están:

-Aumenta los glóbulos rojos y reduce la presión arterial.
-Limpia de desechos la sangre, los órganos y el tracto gastrointestinal.
-Ayuda a reducir la presión arterial.
-Ayuda a eliminar la obesidad y mejora la digestión.
-Restaura la alcalinidad de la sangre.
-Es un poderoso desintoxicante y protege al hígado.
-Combate los tumores y neutraliza las toxinas.
-Frotado ayuda a reparar el cabello dañado, elimina el picor y alivia la piel escamosa y las afecciones del cuero cabelludo.
-Tiene un efecto calmante y curativo.
-Ayuda a mejorar los efectos secundarios de los fármacos.
-Aumenta espectacularmente los niveles de energía de la persona.
-Tomar jugo de hierba de trigo es como recibir una trans­fusión de oxígeno líquido. Es un hecho bien conocido que las células cancerosas solo pueden existir en un entorno pobre en oxígeno.
-Disminuye los efectos de la radiación y de la radioterapia.
-Disminuye los efectos negativos de la quimioterapia.
-Ralentiza el en­vejecimiento.
-Restaura la fertilidad.

NUTRIENTES.

Según Ann Wig­more: «la hierba de trigo contiene todos los elementos que forman el cuerpo humano, así como las sustancias que lo revitalizan y lo reconstruyen, aquellas que le dan energía y también las que le ayudan a eliminar los productos de desecho».

Lo cierto es que la hierba de trigo contiene todos los minerales.
Contiene igualmente las vitaminas del grupo B.

Las proteínas son “cadenas” compuestas de aminoácidos y la hierba de trigo contiene más de veinte aminoácidos, tanto esenciales como no esenciales, numerosas enzimas, fito-químicos y ácidos grasos.

 

LA MILAGROSA CLOROFILA.

EL 70% del contenido sólido del jugo de hierba de trigo es clorofila.
Una curiosidad de la clorofila es que su estructura molecular se asemeja mucho a la que tiene la hemoglobina de nuestra sangre.

La única diferencia es que el átomo central de la hemoglobina es hierro, mientras que en la clorofila es magnesio.

La clorofila es el alimento más rico, enzimático y concentrado de la Naturaleza, siendo una fuente extraordinaria y fácilmente digerible de vitaminas y minerales. Contiene once veces más calcio que la leche, cinco veces más hierro que las espinacas, cinco veces más magnesio que los plátanos, sesenta veces más vitamina C que la naranja, un 45% más proteínas que la carne y además, todos los aminoácidos esenciales.

Algunas de las asombrosas cualidades de la clorofila, relacionadas con la salud humana :

-Mayor vitalidad, casi instantánea.
-Rápida recuperación de las afecciones víricas.
-Disminución del olor corporal.
-Una disminución en las horas de sueño necesarias.
-Alivio o eliminación del dolor de estómago.
-Incremento del bienestar general y mayor capacidad
de trabajo.
-Regula el apetito.
-Regula el sistema digestivo.

 

EL MÉTODO DE CULTIVO.

En el Evangelio de los Esenios, libro IV, Jesús habla de una vasija de arcilla. Hoy nuestras opciones son mucho más variadas. La verdad es que casi cualquier cosa sirve.

4 formas de cultivar pasto de trigo en casa

Vídeo-Tutorial en español de Cultivo Hierba de Trigo ó Wheatgrass

Una empresa de Cuenca y el chef Luis Bartolomé presentan en Millesime un zumo de hierba de trigo verde que «purifica y limpia la sangre»

 

CONCLUSIÓN.

La hierba de trigo es mucho mas que un alimento rico en nutrientes y clorofila. Tal vez lo mas importante en ella sea la energía vital que contiene. En el momento en que se corta para extraer su jugo, esa hierba es algo vivo y está rebosante de energía y fuerza, al contrario de lo que ocurre con las frutas y verduras que compramos en el supermercado o en la fruterías, las cuales fueron cosechadas, en el mejor de los casos, hace varios días y en algunas ocasiones han pasado semanas, o incluso meses, en una cámara refrigerada. Evidentemente, durante todo ese tiempo la energía vital (el «chi» o «ki», como le llaman en Oriente) ha ido paulatinamente desapareciendo de ellas.

Hemos terminado consumiendo alimentos vacíos de vida y de nutrientes, cuando no, contaminados con venenos procedentes de los fertilizantes químicos, insecticidas y herbicidas.

Hemos olvidado que la mayoría de las enfermedades tienen su origen en una carencia alimenticia o en un envenenamiento del organismo.

Si sufres alguna enfermedad que se resiste o sientes que tu salud y tu vitalidad podrían mejorar, mi consejo es que pruebes el zumo de hierba de trigo y observes por ti mismo los resultados.

 

 Fuente:

WHEATGRASS – HIERBA DE TRIGO – 

Neil Stevens no solo expone en este librito las asombrosas cualidades de uno de los alimentos más ricos y concentrados de la Naturaleza, sino que además muestra al lector cómo cultivarlo en su propia casa de una manera fácil y divertida. La clorofila de la hierba de trigo contiene once veces más calcio que la leche, cinco veces más hierro que las espinacas, cinco veces más magnesio que los plátanos, sesenta veces más vitamina C que la naranja, un 45% más proteína que la carne y más de veinte aminoácidos importantes para el correcto mantenimiento corporal. Las sorprendentes cualidades de este extraordinario alimento lo convierten en un verdadero elixir de la salud y la vida. http://www.editorialsirio.com/index.php?mod=colecciones&id=1013
Facebook Comments