LIMITAR EL AZÚCAR ES LIMITAR EL CÁNCER ¿LOS DOCTORES SABEN ESTO?

Es posible que el azúcar ocupe una gran parte en su dieta diaria más de lo que usted cree, y es por eso que esta historia es tan importante. Nuevos descubrimientos por parte de prestigiosas instituciones indican que el azúcar, y la forma que la gente la está consumiendo hoy en día es un veneno y que podría se responsable de las principales causas de muertes en este país, como las enfermedades coronarias.

Como resultado de estos resultados, se inició una campaña en contra del azúcar dirigida por el Dr. Robert Lustig, un endocrinólogo de California que cree que el consumo de agregados de azúcares ha sometido al país a una crisis de salud pública.

.

¿Es el azúcar tóxico?

Creo que sí.

¿No piensa que eso suena un poco descabellado?

Claro. Todo el tiempo. Pero es la verdad.

El Dr. Robert Lustig es un endocrinólogo pediatra en la Universidad de California, San Francisco y es un pionero en lo que se está convirtiendo en una cruzada contra el azúcar.

Motivado por sus pacientes (muchos niños enfermos y obesos) el Dr. Lustig llegó a la conclusión que el azúcar, mas que cualquier otra sustancia el el culpable.

¿Cuáles son éstas enfermedades asociadas con el azúcar?

Obesidad, diabetes tipo II, hipertensión y enfermedades del corazón.

Lustig dice que nuestro estilo de vida nos está matando.

¿Y usted dice que la mayoría son enfermedades prevenibles?

75% de esas enfermedades son prevenibles.

A pesar que el Dr. Lustig a publicado una docena de artículos científicos sobre los males del azúcar, fue su conferencia en YouTube, llamado: “Azúcar: La Verdad Amarga” la que llevó su mensaje a las masas.

[Video YouTube: Estoy aquí hoy para reclutarlos en la guerra en contra de malos alimentos.]

El Dr. Lustig llama “malos alimentos” a cosas obvias, tales como azúcar, miel, jarabes de maíz, bebidas azucaradas y postres, y también casi toda comida procesada que pueda imaginar, donde el azúcar siempre está oculto: yogures, salsas, pan, e incluso manteca de maní.

¿Y que del ya denigrado edulcorante artificial jarabe de maíz de alta fructosa?

¿Es peor que el azúcar de mesa?

No. Porque es la misma cosa.

Básicamente son equivalentes.

El problema es que los dos son dañinos e igualmente tóxicos.

Desde los años 70, el consumo de azúcar ha bajado casi un 40%, pero el jarabe de maíz de alta fructosa ocupó su lugar.

El Dr. Lustig afirma que los dos son tóxicos porque los dos contienen fructosa, eso es lo que los hace dulces e irresistible.

Nos encanta. Hacemos cualquier cosa por conseguirlo.

Creo que una de las razones es evolutiva, porque no hay ningún alimento en el planeta que tenga fructosa que sea venenoso para usted.

Todo parece estar bien. Entonces cuando usted prueba algo que es dulce, es la señal evolutiva de que es un alimento seguro.

¿Nacimos así?

Nacimos así.

Lo principal de la teoría del Dr. Lustig es que solíamos obtener nuestra fructosa por lo general en pequeñas porciones de frutas (que venía cargada de fibra que disminuía la absorción y el consumo) después de todo, ¿quién come 10 naranjas de una vez?

Pero cuando el azúcar y el jarabe de maíz de alta fructosa se hizo barato para refinar y producir, empezamos a consumirlos más.

Americanos ahora consumen 60 Kg. por persona al año, eso es 150 gramos al día.

El Dr. Lustig piensa que esos edulcorantes están ayudando a alimentar a la enfermedad más mortal en America: enfermedades coronarias.

Por años el fue una voz controversial.

Pero ahora, según estudios conducidos por Kimber Stanhope, una bióloga nutricional de la Universidad de California, en Davis empieza a apoyarlo.

Se encuentra en medio de un importante estudio de 5 años que ya han mostrado contundentes evidencias relacionando el consumo excesivo de jarabe de maíz de alta fructosa con el incremento de factores de riesgo de CVC y enfermedades al corazón.

Eso sugiere que las calorías de agregados de azúcares son diferentes que las calorías de otros alimentos.

El mantra que usted oye de la mayoría de los nutricionistas es que una caloría es una caloría es una caloría.

Y pienso que los resultados del estudio muestra claramente que no es verdad.

Las conclusiones de Stanhope no fueron fáciles de aceptar.

Los estudios de nutrición son caros y difíciles.

Stanhope ha pagado a grupos de voluntarios para que vivan en esta sector del hospital por semanas bajo un régimen de monitoreo por 24 horas.

Ellos son sometidos a escaneos y análisis de sangre, cada caloría que ingieren es meticulosamente pesada y preparada.

Ellos nunca están sin nuestra supervisión.

Y nosotros sabemos lo que están consumiendo, exactamente lo que queremos que consuman.

Y ellos no están comiendo golosinas sin que lo sepamos.

Si. Correcto. Exactamente.

Los primeros días los participantes comen una dieta baja en azúcares, y podemos medir los valores iniciales bases de la sangre.

[Recuerden todos que tienen que terminar todos sus Kool-Aid.]

Entonces, 25% de las calorías son reemplazadas con bebidas azucaradas y el equipo de Stanhope toma muestras de sangre cada 30 minutos.

¿Y esas muestras de sangre?

Revelan algo perturbador.

¿Y que es lo que ven?

Encontramos que los participantes que consumieron jarabe de maíz de alta fructosa tienen un incremento de sus niveles de colesterol LDL en su sangre y otros factores de riesgo en enfermedades cardiovasculares.

¿Qué tan rápido ocurrieron estos cambios?

En dos semanas.

El estudio de Kimber Stanhope sugiere que cuando una persona consume muchas cosas dulces, el hígado se sobrecarga con fructosa y convierte parte en grasa.

Algo de esa grasa termina en la corriente sanguínea y contribuye a generar una peligrosa clase de colesterol llamado LDL de baja densidad.

Se sabe que estas partículas se alojan en los vasos sanguíneos, forman placa y están asociados con ataques al corazón.

¿Se sorprendió cuando recibió estos resultados?

Tengo que decir que me sorprendió porque cuando ví nuestros datos, comencé a beber y comer mucha menos azúcar.

Diría que los datos me sorprendieron.

Imagine, para esta gente joven y saludable, bebiendo una bebida azucarada podría ser tal malo para sus corazones como las hamburguesas grasosas de las que fuimos prevenidos desde los años 70.

Cuando una comisión del gobierno recomendó que consumiéramos menos grasas para tratar de reducir las enfermedades al corazón.

Con las mejores intenciones ellos dicen:

“Es el momento de reducir grasas en la dieta americana”

Exactamente. Y lo hicimos. ¿Y sabe que?

Enfermedades al corazón, síndrome metabólico, diabetes y muertes aumentaron.

El Dr. Lustig piensa que es primariamente porque reemplazamos mucha de esas grasas con agregados de azúcares.

Si le quitamos la grasa a a nuestra comida sabe a cartón.

Y la industria alimenticia sabía eso.

Y la reemplazaron con azúcar.

Esta idea de que el azúcar incrementa este LDL malo particularmente, las partículas de baja densidad están asociadas con enfermedades cardiacas.

¿Los doctores saben esto?

No, no lo saben. Esto es algo nuevo.

Y como consecuencia, el azúcar se convirtió en un gran factor en la investigación del cáncer también.

Lewis Cantley, esta buscando la conexión.

¿Si limitamos el azúcar disminuye la posibilidad de desarrollar cáncer?

Absolutamente.

Cantley, un profesor en Harvard y director del Beth Israel Deaconess Cancer Center, afirma que cuando comemos o bebemos azúcar, se produce un repentino pico en la hormona insulina, que puede actuar como un catalizador para disparar cierto tipos de cánceres.

Lo que estamos empezando a aprender es que la insulina puede causar efectos adversos en varios tejidos.

Y la preocupación principal es cáncer.

¿Porqué?

Casi un tercio de los cánceres más comunes (como cancer de mamas y de colon) tienen algo llamado receptores de insulina en su superficie.

La insulina se acopla a estos receptores y le comunica al tumor que empiece a consumir glucosa.

Este es su cuerpo…

Cada célula de nuestro cuerpo necesita glucosa para sobrevivir.

Pero el problema es que las células cancerosas la usan para crecer.

Y si sucede que usted tiene el tumor que tiene receptores de insulina entonces será estimulado para tomar la glucosa de la corriente sanguínea y en vez de ir a la grasa o músculo, la glucosa va al tumor.

Y el tumor la usa para crecer.

Usted ve que el tumor se torna azul, esencialmente reflejando la glucosa entrando dentro de el.

Correcto.

Entonces, estos cánceres, de la misma forma que los músculos lo harían dicen:

“Hey, me gustaría algo de esa glucosa,

y la grasa dice:

“Me gustaría algo de esa glucosa.”

¿Los cánceres también han aprendido como hacer ésto ellos mismos?

Si. Han perfeccionado su habilidad de secuestrar ese flujo de glucosa y a transportarla por la corriente sanguínea hacia el tumor.

El equipo de Lewis Cantley está trabajando en la creación de nuevas drogas que interrumpirán el suministro de glucosa a las células cancerígenas y que impidan su crecimiento.

Pero hasta que la encuentren,

¿Cual es el consejo de Cantley?

No consuma azúcar.

Y si tiene que hacerlo, que sea un mínimo.

En realidad, mi vida es así.

Raramente como azúcar.

Si usted ve una bebida o si yo le ofreciera una, con todo lo que usted sabe,

¿qué es lo que le viene a la cabeza?

Probablemente se la rechazaría y me tomaría un vaso de agua.

Pero para la mayoría de nosotros, es más fácil decirlo que hacerlo…

Resulta que el azúcar es mucho más adictivo de lo que habíamos pensado antes.

Eric Stice, un neurocientífico del Oregon Research Institute, está usando scanners de MRI (tomografía por resonancia magnética) para determinar como es que nuestro cerebro responde a lo dulce.

El azúcar activa nuestro cerebro en una manera especial.

Que es muy parecido, a drogas como la cocaína.

Correcto. Cocaína.

Probemos…

Me metí en un scanner MRI para ver como respondería mi cerebro.

Este es un conducto que fue preparado para que me suministre un pequeño sorbo de gaseosa en mi boca.

Quédese lo mas quieto que pueda.

Justo cuando toca mi lengua, el scanner detecta un incremento de sangre yendo a ciertas regiones de mi cerebro.

En estas imágenes, las áreas amarillas muestran que mi región que detecta “placer” responde al sabor dulce.

Dopamina (un químico que controla el centro del placer del cerebo) es liberada, tal como sucedería en respuesta a drogas o alcohol.

Entonces, la dopamina es liberada.

Eso me hace sentir bien.

Estoy experimentando placer por tomar una Coca Cola.

Correcto, es un efecto de euforia.

Eso es para que la gente se de cuenta porque el azúcar está en todas partes, pero lo que usted está diciendo es que esta es una de las sustancias más adictivas que podamos tener.

Ciertamente es muy buena cuando dispara la zona de placer de nuestro cerebro.

Eric Stice afirma que al escanear a cientos de voluntarios, ha aprendido que la gente que frecuentemente bebe gaseosas o helados u otro alimento dulce está creando una tolerancia, tal como lo hacen los drogadictos.

Aunque parezca extraño, esto significa que cuando uno mas come, menos siente el placer

El resultado: Uno come más que antes.

Si usted come esto en exceso regularmente produce cambios en el cerebro que básicamente entorpece la región del placer en respuesta a la comida, y come más y más para alcanzar la misma satisfacción que sentía originalmente.

Con esta nueva ciencia emergiendo, queríamos escuchar a los de la industria azucarera, y visitamos a

Jim Simon, que está en la junta directiva de la Asociación azucarera, en un ingenio azucarero en Louisiana.

Le sorprendería saber que casi todos los científicos con quienes hablamos al preparar esta historia, nos dicen que están eliminando todos los azúcares.

Lo están haciendo porque están preocupados por el impacto en la salud.

Afirmar que la gente va a eliminar completamente los azúcares de su dieta. No creo que sea algo bueno.

Simon nos advierte que al eliminar el azúcar se difama equivocadamente a un alimento, en vez de trabajar en una solución a largo plazo de reducir calorías y hacer ejercicios.

Sabe, hay mucha gente,

Jim dice que el azúcar es diferente.

Que es malo para su corazón y está causando los muchos problemas que hablamos.

Es adictivo y en algunos casos incluso alimenta a cánceres.

¿Qué diría…?

Usted vio estos reportes.

Usted debe haber visto alguno de éstos estudios.

¿Qué diría al respecto?

La ciencia no está completamente acertada es esto.

Pero sí existen algunos de éstos estudios.

Los consumidores…

¿que tienen que saber para tenerlo claro?

Bueno, yo les diría que tienen que seguir una dieta balanceada.

El Dr. Robert Lustig está de acuerdo, necesitamos una dieta balanceada, pero su idea de balance es una drástica reducción en el consumo de azúcar.

Para eso el es coautor de un reporte de la American Heart Association recomendando que los hombres consuman no más que 150 calorías por día.

Y las mujeres, solo 100 calorías.

Eso es menos de la cantidad en solo una lata de gaseosa.

En definitiva, esta es una crisis de salud pública.

Y cuando es una crisis de salud pública, tenemos que hacer algo grande y hacerlo masivamente.

Tabaco y alcohol son perfectos ejemplos.

Hemos hecho una elección consciente que no los vamos a eliminar, pero vamos a limitar su consumo.

Pienso que el azúcar debe estar exactamente en la bolsa de la basura.

Vaya a 60MinutesOvertime.com por ideas del Dr. Sanjay Gupta de como hallar los azúcares escondidos en la dieta.

Fuente:
Is Sugar Toxic – 60 Minutes Investigates
http://youtu.be/6n29ZIJ-jQA
Traducción:
El Azucar — ¿Es tóxico? Con subtítulos en español.
http://youtu.be/hxIyYOKjunk
Facebook Comments