Cultivar nuestro huerto es la mejor terapia.

¡El mundo ha cambiado! ¡Cultiva tu huerto!

La ansiedad atrapó a la gran mayoría de la gente de éste maravilloso y único mundo que tenemos.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on email

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

¡Nos ha tocado reinventarnos y buscar la manera de obtener resiliencia ante tanto torbellino! Y una de las formas de calmar la mente y encontrar paz en nuestra alma, es ¡creando nuestro propio huerto!

 

Si! Tal vez no hayas estado consciente de esto, pero la re-conexión con nuestra madre tierra es justamente lo que estamos necesitando para obtener esa calma, esa paz e introspección que tanto bien nos hace.

 

Sanemos cultivando nuestro propio huerto.

En la medida que puedas, llena tus espacios de esta energía viva de la naturaleza, y conecta con ese amor del creador o fuente padre-madre.

 

siembra tus plantas

 

¡Conéctate con la madre tierra!

La madre tierra nos espera con alegría, volvamos a re-conectar con ella!

 

Involucra a los niños en la tarea

Las familias que tienen su propio espacio para sembrar y tener un huerto, son familias con niños felices. Pasar una buena parte del día entre plantas y cultivos genera tanta paz y alegría, que ayuda enormemente a los chiquillos a crecer con esa consciencia en pro de la vida. Y lo mejor de todo es que restamos horas de sus vida pegados al smartphone o la televisión, lo cual resulta excelente!

 

sembrar un huerto

 

Volvamos a nuestra esencia ancestral, honremos y veneremos la magia que surge de la madre naturaleza y su energía divina.

Fuente: reencontrate nuestro propio huerto  

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on email

Videos sugeridos: