Dibujos 1994

Son como fragmentos reflejos de una parte de la propia psique previamente escondidos y súbitamente autónomos.

Uno escucha y nota un lenguaje extraño que está transfiriendo información extraña que no puede ser vertida en la lengua que nos es propia.

En 1994 empecé a guardar los inconscientes dibujos, hasta entonces, cuando hacía alguno, lo tiraba a la papelera de la oficina bancaria en la que trabajaba.

De este año no tengo los originales solo copias coloreadas con el ordenador.