¿Por qué la NASA no dice la verdad?

Los ingenieros aerospaciales de las NASA tienen dos posibles sistemas de coordenadas para controlar sus naves, satélites, etc., centrado en la tierra o centrado en el sol, pero tanto uno como otro pueden ser considerados fijos o rotantes.

Ellos saben perfectamente que ambos son equivalentes, en cuanto al cálculo de distancias entre el sol, la tierra, los planetas y otros objetos (otra cosa es que lo divulguen abiertamente).

Y lo que parece lógico es utilizar el más conveniente para cada caso, por ejemplo, para controlar satélites en las proximidades de la tierra, lo lógico es usar el geocéntrico fijo (sin rotación), mientras que para controlar sondas en las proximidades del sol, es lógico utilizar el heliocéntrico fijo.

Partiendo de esto, algunos geocentristas han enviado cuestiones a estos ingenieros, con la esperanza de que respondan. Así Marshall Hall[1] envió una carta a la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) con la cuestión:

“¿Se planea y ejecuta actualmente el movimiento de los GOES (satélites geostacionarios) en base a una tierra fija o a una tierra rotante?. La respuesta, aunque pasó de una a otra administración, llegó a Marshall Hall muy lacónica: “Fixed Earth” (A una tierra fija).

En 2005 Robert Sungenis había ya iniciado su reto de dar 1000 dólares a quien le presentara una clara evidencia del heliocentrismo. Y hubo quienes fueron muy lejos por ganar esos 1000 dólares. La NASA llevaba -y sigue llevando- un foro público de preguntas[2], donde intenta dar la impresión al público incauto de que el heliocentrismo es el único sistema válido. Así en 2005, un incauto preguntó a la NASA, en este foro, si las sondas espaciales podían ser enviadas y dirigidas por el espacio utilizando el sistema geocéntrico en lugar del heliocéntrico. La NASA se apresuró a responder de manera negativa: “Si el universo fuera geocéntrico, todos nuestros cálculos para las trayectorias de las sondas espaciales estarían equivocados” (SIC). Y el autor incauto intentó utilizar esta respuesta de la élite científica de la NASA para solicitar a Sungenis el premio de los 1000 dólares. Esto llevó a Sungenis a investigar, no tanto los sistemas de referencia de la NASA -que ya los intuía- sino sus procedimientos de responder al público las preguntas ‘comprometidas’. Sungenis envió a la web de la NASA una pregunta relacionada con la anterior: “¿Cuál es la razón precisa para que los cálculos para las trayectorias de las sondas espaciales salgan equivocados en un Fixed Earth C.S.?“. Esta vez la respuesta no llegó tan rápida. Casi dos meses después, la respuesta seguía sin aparecer. Sungenis entonces preguntó por email si tenían intención de responder a la cuestión. Ellos contestaron diciendo que no. A lo cual Sungenis replicó que con su anterior respuesta desechando la navegación geocéntrica ellos habían contraído la obligación moral de dar una explicación al público. Pero ellos se encerraron en un fortín, más o menos vinieron a decir, que no tenían permiso para dar más información, y que se olvidara ya del asunto, y que no se incluyese sus nombres en el libro[3]. Sungenis no recibió jamás respuesta a su cuestión.

La NASA no dice la verdad

Mientras que a Marshall Hall una agencia científica del gobierno americano respondió -aunque con reticencias- que el “Fixed Earth C.S.” era utilizado con normalidad, otra agencia científica se mostraba hostil hacia el geocentrismo y se oponía a divulgar públicamente el uso del Fixed Earth C.S. (ECI)[4] ante la perspectiva de los millones de lectores potenciales en internet. Todo ello es muy lógico si tenemos en cuenta la vocación ateísta -y consiguientemente evolucionista y Copernicana- de la tal agencia espacial, que enfoca todos sus proyectos con esta ideología, y todos los recursos financieros también le llegan del pro-evolucionismo. Liderando esta cosmovisión copernicana, a la NASA no se le ocurre otra cosa mejor que educar a los ciudadanos en la fantasía del heliocentrismo. Afortunadamente, no hay engaño que pueda mantenerse por tiempo sin fin, o como dice el aforismo castellano, a todo cochino le llega su sanmartin. También a éste criado por los científicos de la mecánica celeste atea.

Hace unos pocos años, dos ex-ingenieros de satélites geostacionarios, Ruyong Wang y Ronald Hatch, se cansaron de encubrir mitos como el copernicano o el de la relatividad, y ahora, trabajando en la universidad, se han empeñado en mostrar que la velocidad de la luz no es constante en todo S.I., lo cual invalida la Relatividad. El Dr.Wang, por ejemplo, reta a los físicos relativistas:

“…por favor no intenten hacer la constancia de la velocidad de la luz indefinible. Dennos una clara definición y nosotros la des-probaremos”[5].

Para des-probar cualquier definición de constancia de c, ellos utilizan experimentos imaginarios de Global Positioning System (GPS) . Hay que tener en cuenta que para un GPS es imprescindible tener en cuenta el efecto Sagnac (leer entrada del 12 Mayo 2010). Precisamente Wang y Hatch de muestran que el efecto Sagnac es aplicable no sólo a los sistemas rotantes, sino también a los sistemas en traslación lineal, lo cual refuta el segundo postulado de la relatividad, y muestra que la constancia de c sólo es válida en sistemas ECI, es decir, en la tierra fija. Por otra parte, el Jet Propulsión Lab (JPL), es un centro de alta tecnología dependiente de la NASA, que ha desarrollado el complicado software del GPS para navegación y usos militares, cuya licencia pertenece a la empresa NavCom Technology[6]. El asunto es que Wang y Hatch, buenos conocedores de los entresijos del GPS, decidieron confrontar algunos resultados suyos -obtenidos para un marco ECI- con los del software de JPL, teniendo en cuenta que JPL se dedica a rastrear las señales de las sondas enviadas al espacio profundo, y comúnmente presenta sus datos en un marco “baricéntrico del sistema solar”-aunque su software permita el uso de los dos marcos, “Earth fixed” y “Sun fixed”. Wang y Hatch encontraron que sus medidas y los rangos teóricos computados en los dos marcos distintos concuerdan con extraordinaria precisión, lo cual indica que la corrección de Sagnac la han realizado igualmente en cada marco, es decir, están tratando la velocidad de la luz como constante respecto del marco fijo y no con respeto a los observadores, ello es una traición a la Relatividad.

En definitiva, la JPL utiliza un marco ECI, geocéntrico fijo, para el seguimiento de cuerpos en las proximidades de la tierra (al igual que lo hace la NASA, GPS, NOAA…), en él hace todos los cálculos, correcciones, etc. Por otra parte, para el seguimiento de sondas en el espacio profundo, la JPL asegura que utiliza un marco “baricéntrico del sistema solar”, sin embargo, toda la computación, así como las correcciones, etc. la realizan en un marco ECI; sólo posteriormente realiza las consiguientes trasformaciones no relativistas al marco “baricéntrico del sistema solar”, pero como dicen Wang y Hatch, el uso de este marco es superfluo, así uno puede decir sin temor a equivocarse que el sistema geocéntrico fijo ECI es el único utilizado en la navegación celeste. ¿Y por qué esto es así?, pues porque el marco ECI, o sea, el geocentrismo, es el único en el que el GPS y el efecto Sagnac son controlables, pues la luz no tiene una velocidad constante a menos que se mida en un sistema en reposo absoluto, como la tierra lo es.

NOTAS

1. Marshall Hall es autor de “The Earth is Not Moving”. Fair Education Foundation.
2. http://imagine.gsfc.nasa.gov/docs/ask_astro/ask_an_astronomer.html
3. El libro “Galilo Was Wrong…” que Sungenis & Bennett estaban escibiendo.
4. El Sistema de Coordenadas Earth fixed, o sea geocéntrico, también es llamado “ECI” por “Earth Centred Inertial”.
5. Wang R. 2005. “First-Order Fiber-Interferometric experiments for crucial Test of Light-Speed Constancy”.
6. http://www.navcomtech.com/.
7. JPL utiliza un sofisticado sistema de GPS para rastrear las señales de las sondas enviadas al espacio profundo.

 

La NASA no dice la verdad

Fuente:

https://creacinseisdas.blogspot.com/2010/07/la-nasa-no-dice-la-verdad.html